sábado, 31 de marzo de 2012

Crematorios versus Holocuento

Según la versión oficial del Holocausto, 6 millones de judíos fueron exterminados en Cámaras de Gas en la Alemania Nazi entre la Primavera de 1942 y Enero de 1945 (un período de aproximadamente mil días), y los cuerpos no están, porque fueron hechos desaparecer en Hornos Crematorios. Se supone que el mayor «Campo de Exterminio» fue Auschwitz, en donde, en un principio, se supuso que 4 millones de judíos fueron gaseados y cremados.

Sin embargo, los cálculos técnicos demuestran que esta cremación masiva de millones de cuerpos es físicamente imposible de realizar. Para poder cremar 6 millones de cuerpos en 1.000 días, hay que hacerlo a una razón de 6.000 cuerpos por día. Raúl Hilberg (1926-2007), considerado en su tiempo como el mayor especialista en el Holocausto, llegó a escribir que en Auschwitz-Birkeneau habían 46 Hornos Crematorios, donde se quemaban 4.400 cuerpos diarios.

Sin embargo, incluso los Hornos actuales tardan dos horas en quemar un cuerpo y, en la práctica, no pueden quemarse más de 4 cuerpos al día en cada Horno. Por lo tanto, esos supuestos 46 Hornos, no hubieran podido cremar más de 184 cuerpos al día. Por lo tanto, durante aquellos mil días, aquellos Hornos, funcionando a toda capacidad, y sin fallas ni necesidad de mantenimiento (algo de por sí fantástico), no habrían alcanzado a cremar siquiera 200.000 cuerpos, mucho menos 4 millones.

Además, no es cierto que la Cremación produce olores, como muchos escritores y supuestas víctimas aseguran. Los hornos producidos desde las últimas décadas del Siglo 19, no generan olor al cremar los cuerpos.

Ernst Zündel, quien usó estos y otros argumentos para defenderse del acoso judicial que empezó a sufrir en 1985 por parte de las organizaciones del Lobby Sionista, por su difusión del Revisionismo Histórico del Holocausto, concluye:

«Ésa es la realidad: La Ciencia ha probado que la versión estandard del Holocausto que usted y yo hemos visto en películas de Hollywood, en la televisión, en libros de supuestos testigos y expuesta en el Museo del Holocausto en Washington son cuentos fantasiosos contados por personas que denuncian rumores surgidos en época de guerra».
En 1990, tras los primeros juicios a Zündel, la placa de entrada en Auschwitz cambió el número de muertos de 4 millones a 1.5 millones de personas... Por algo será.


Crematorios Versus Holocuento (Parte 1)


Crematorios Versus Holocuento (Parte 2)


Crematorios Versus Holocuento (Parte 3)
[Censurado de YouTube]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada