viernes, 30 de marzo de 2012

El Secreto de Edom

«Salió el primero rojizo, todo velludo como un abrigo de piel, y lo llamaron Esaú» (Génesis 25:25).

«Y Esaú dijo a Jacob: "Te ruego que me des a comer un poco de ese guisado rojo, pues estoy agotado". Por eso lo llamaron EDOM [ROJO]» (Génesis 25:30).

«Esaú era un hombre de intriga y engaño» (Libro de Jasher).

«Jehová tendrá guerra con Amalec [nieto de Esaú] de generación tras generación» (Éxodo 17:16).

«Porque en los cielos se embriagará mi espada: He aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi Maldición» (Isaías 34:5).

«Yo amé a Jacob, y aborrecí a Esaú, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su herencia a los chacales del desierto. Cuando Edom dijere: "Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado"; así ha dicho Jehová de los Ejércitos: "Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre"» (Malaquías 1:2-4).

«Tal como está escrito: "A Jacob amé, pero a Esaú aborrecí"» (Romanos 9:13).

«Yo conozco [...] la blasfemia de los que dicen ser judíos, y no lo son, sino Sinagoga de Satanás» (Apocalipsis 2:9).


EL PUEBLO DE EDOM

Esaú fue el Primogénito de Isaac, y con él heredó el linaje directo de Adán a Noé, y de éste a Abraham. Esaú era un Adamita.

Esaú despreció su Primogenitura (Gen. 25:34) al venderla por un guisado de lentejas. Esaú se casó con hijas de Canaán o Cananitas (Gen. 28:6, 36:2), también con las hijas de Heth o Hititas (Gen. 26:34; 27:46; 36:2), las hijas de los Heveos (Gen. 36:2), y casándose entre sí con las Horeas (Gen. 36:19-21). Estos matrimonios interraciales fueron una «amargura de espíritu» para Isaac y Rebeca, los padres de Esaú (Gen. 26:35).

Los descendientes de Esaú de estos matrimonios, se conocieron como Edomitas o simplemente EDOM (Gen. 36:1,9). Los Edomitas tenían también algo de sangre israelí al haberse casado Salomón con sus mujeres (1 Reyes 11:1).

Esaú y los Edomitas habitaban en el Monte Seir (Gen. 36:8-9), el cual Dios le otorgó a Esaú como posesión (Deut. 2:5, Josué 24:4). En tiempos posteriores, esta tierra fue conocida como IDUMEA.

La tierra de Edom, el Monte Seir estaba situado hacia el sur del Mar Muerto, colindando con la parte sur del puerto de Eilat (Deut. 1:2; 2:1,8).

Después de la conquista de Judá por los babilonios, algunos de los Edomitas que se habían mezclado con los judíos en sus tierras, se restablecieron con ellos en Judea (Jer. 40:11-12). Dos siglos después, todos los Edomitas fueron expulsados del Monte Seir.

Los Edomitas fueron dirigidos de Petra hacia el Oeste por los Nabateos en 312 AEC, y antes de la mitad del Siglo 2 AEC. Estuvieron ocupando no sólo la parte sur de Judá, sino también Hebrón y el Norte hasta Betsur (1 Mac. 4:29; 5:65).

Los Nabateos ocuparon el Monte Seir y los Edomitas fueron dirigidos hacia el antiguo territorio de Judá. La familia de los Macabeos gobernaron Judea de 166 a 37 AEC, y bajo Judas Macabeo (1 Mac. 5:3), recuperaron la ciudad de Hebrón de los Edomitas en 164 AEC.

Durante la época de Juan Hircano (134-104 AEC), el sobrino de Judas, los judaítas enfrentaron nuevamente la hostilidad de los Idumeos. Hircano enfrentó a los Edomitas causando un decisivo cambio en la relación entre ambas facciones:

Juan Hircano conquistó todo Edom y emprendió la conversión forzada de sus habitantes al Judaísmo. Desde entonces, los Edomitas se convirtieron en una parte de la población judía.

A partir de ese momento, los Edomitas fueron incorporados a la Nación Judía, y su país era llamado Idumea por los griegos y romanos.

Pero las circunstancias favorecieron a la facción Edomita cuando Julio Cesar hizo de Antipater el Idumeo, un Edomita, Procurador de Judea en 47 AEC.

Cuatro años después, cuando Antipater fue asesinado, su hijo Herodes tomó el poder, pero fue rechazado por los habitantes de Judá. Luego, consiguió el apoyo de Roma astutamente. Regresó a Palestina con un ejército romano a sus pies, y después de un sitio de 6 meses, logró conquistar Jerusalén y convertirse en Rey de Judá en 37 AEC.

Herodes era un tirano sagaz e inescrupuloso, y era despreciado por los habitantes de Judá, debido a que él era un Idumeo, y no uno de su propia raza.

Herodes odiaba a la gente de Judá y uno de sus primeros actos fue la ejecución de 45 líderes de la antigua aristocracia, y así eliminar cualquier rivalidad de liderazgo.

Este modus operandi se vio a lo largo de las Revoluciones del Siglo 20 por medio de Edom al asesinar a los Zares rusos, las monarquías europeas, y el grupo de intelectuales y líderes religiosos en los distintos países sometidos bajo la bandera ROJA del Judeocomunismo.

Una vez asegurado su reinado, lo siguiente fue destruir el grupo de líderes religiosos de Hircano, el último de los antiguos quien se mofaba de Herodes por su origen Idumeo, y afirmaba que el Reino debería caer en manos de uno de la Familia Real.

Al final, Herodes asesinó a Aristóbulus, el último de los altos sacerdotes aarónicos. Entonces, Herodes, buscó su afiliación con el Alto Sacerdotado por medio del matrimonio con Mariamne, la hermana de Aristóbulus, e hija de uno de los Altos Sacerdotes.

Herodes jamás reconstruyó el Templo de Salomón, que estaba en ruinas debido a múltiples sitios, de los cuales Herodes era responsable en parte. El Templo de Salomón se volvió el Templo de Herodes.

Es así como vemos que en años previos a Jesús, Judá era controlada por una facción Edomita, que USURPÓ el nombre judaíta, así como su tierra y herencia. Bajo Hircano, los Edomitas fueron forzados a ser parte de la cultura de Judá. Pero Herodes y su facción tomaron control de la cultura de Judá y el estilo de vida de sus habitantes.

Algunos judaítas se mezclaron con Edomitas, Canaanitas y otras razas foráneas en el tiempo cuando regresaron del cautiverio en Babilonia (Ezra 9.1,2; Neh. 13:3, 23-25). Esta gente de sangre mezclada eran hostiles también hacia los israelitas de Judá.

La tierra no era el Reino de Judá, sino la Nación de los judíos (Judaítas). Históricamente, los EDOMITAS se volvieron conocidos como JUDÍOS, un término derivado de JUDÁ, siendo parte de la Línea Real de Israel. Sin embargo, ellos jamás fueron de Judá o Israel.

Durante el sitio de Tito a Jerusalén (66-70 EC), 20.000 Idumeos aparecieron frente a Jerusalén para pelear en parte con los Zelotes, quienes se habían establecido en el Templo de Salomón. Cerca de 97.000 habitantes de Judá fueron tomados en cautividad, y un número desconocido huyó antes o durante el sitio.

Esta es la última mención de los Edomitas en la historia. Sin embargo, las profecías indican que Edom sería enemigo de la Humanidad en tiempos posteriores.

Encontramos que la única conexión en tiempos recientes con la gente de Esaú y su Religión, son los Judíos y el Judaísmo.


LOS KÁZAROS

Los judíos de hoy en día se clasifican en dos principales grupos: los Sefarditas y los Ashkenazis. Los Sefarditas son conocidos también como «judíos españoles», y conforman cerca del 5% de la población judía mundial.

Los Ashkenazis son los «Judíos de Europa del Este». Habitaron principalmente en Polonia, Rusia, Alemania y Asia Occidental. Este grupo constituye más del 85% de los judíos en el mundo.

Infinidad de fuentes y referencias históricas demuestran inequívocamente que el grupo de los Judíos Ashkenazis se derivan de un pueblo conocido como los Kázaros o Jázaros.

La Enciclopedia Judía original de 1905, revela que el principal grupo de judíos proviene de esta gente asiática conocida como Kázaros:

«KÁZAROS: Gente de origen turco cuya vida e historia está íntimamente relacionada con el temprano comienzo de la historia de los judíos en Rusia... Evidencia histórica establece a la región de los Urales como la cuna de los kázaros» (La Enciclopedia Judía, Volumen 4 [1905], pag. 1).
Los Kázaros eran nómadas que no tienen relación con la cultura hebrea. Ellos seguían una religión pagana-sexual, hasta que se convirtieron oficialmente al Judaísmo el año 740. Y rechazaban el Cristianismo y el Islam.

Eran una tribu belicosa que vivía en el centro de Asia, y eran tan salvajes que los asiáticos los echaron de Asia, y se establecieron en Europa del Este. Establecieron el Reino Kázaro, de 1.3 millones de Kms cuadrados. Entonces no existía Rusia, y no había otro país: el Reino Kázaro era el más grande de Europa. Tan grande y poderoso, que cuando otros monarcas querían ir a la guerra, los Kázaros les arrendaban 40.000 soldados.

El Rey Kázaro se horrorizó tanto de la degeneración de su Reino, que decidió adoptar una de las Religiones Monoteístas. Escogió lo que se conoce hoy en día como Judaísmo, que en realidad es Talmudismo, y ésta se convirtió en la Religión del Estado.

El Rey envió gente a las escuelas talmúdicas de Pumbedita y de Sura, e introdujo miles de Rabinos con sus enseñanzas, abriendo Escuelas y Sinagogas para su Reino de 10 a 20 millones de personas. Así fue que se convirtieron en lo que hoy conocemos como Judíos.

El historiador judío Arthur Koestler, también concluye que la mayoría de judíos de Europa del Este son de origen Kázaro y no Semita. Al inicio de su libro establece:

«[...] la gran mayoría de judíos que existe en el mundo hoy en día provienen de Europa del Este y su mayoría es de origen kázaro. De ser así, esto significa que sus ancestros no vienen del Jordán sino del Volga, no de Canaan, sino del Cáucaso; y que genéticamente están más relacionados a las tribus de Hun, Uigur y Magyar que a la simiente de Abraham, Isaac y Jacobo» (Arthur Koestler, «La Treceava Tribu», Random House, 1967, pag. 17).
Koestler dedica el resto de su libro para demostrar esta premisa. Por ejemplo, una carta del Rey Kázaro Bulan, donde traza el origen de su gente como descendientes del hijo de Noé, Jafet, y no Sem, padre de los Semitas; y del nieto de Jafet: Togarma, el ancestro de todas las tribus turcas.

El Imperio Kázaro fue destruido por el Príncipe ucraniano Sviatoslav I en el año 968. Cerca del año 1.200, el territorio fue invadido por las hordas de Genghis Khan. Estos dos eventos causaron la migración en gran escala de Kázaros hacia Polonia y Rusia, formando así la cuna de la Judería Occidental.

Cuando los Kázaros abandonaron sus territorios en Kazaria (hoy Kazajistán), y emigraron hacia el Norte y el Oeste, perdieron sus nombres y fueron conocidos como judíos. Su lengua y alfabeto Yiddish no provienen de los israelitas, sino que es una amalgama de dialectos entre el arameo, alemán medieval, eslavo y ruso.

La evidencia histórica muestra que los judíos no son descendientes de los israelitas de la Biblia, sino que su ascendencia se deriva de los Kázaros, y otras tribus de sangre turco-asiática.

Los Kázaros son también de origen Edomita y ambos grupos conforman a los judíos de hoy en día, tal como el historiador H.G. Wells establece, «[...] los Idumeos (edomitas) fueron [...] hechos judíos [...] y gente turca (kázaros) eran principalmente judíos en el sur de Rusia [...] la mayor parte de la judería jamás estuvo en Judea y jamás salió de Judea».

De acuerdo a la Enciclopedia Judía, la mayor parte de los Kázaros proviene de la tierra de Edom:

«Hasdai ibn Shaprut, quien era el ministro del extranjero para Abd al-Rahman, sután de Córdova, en su carta al rey José de los kázaros (cerca de 960), [...] describe una tradición y señala que los kázaros alguna vez habitaron cerca del Monte Seir».
El Monte Seir no es otro que la tierra original de Edom (Gen. 36:8). Seir era una región montañosa al sur del Mar Muerto y era también conocida como «La Tierra de Edom» (Gen. 36:21).

Stuart Swerdlow, sobreviviente de los Programas Negros de USA, resume la historia de este modo:

«Los Illuminati son las familias que controlan los recursos naturales y el planeta entero, y su genealogía se remonta a la época sumeria. Luego cambiaron a babilonios, después de convirtieron en los Kázaros, entraron a Europa, se casaron con los celtas y se convirtieron en los Merovingios. Y luego, a través de los siglos se formaron 13 Familias que controlaban Europa en ese tiempo, y hoy en día el mundo entero».

CARACTERÍSTICAS DE EDOM

La primera característica reveladora relacionada con Edom en la Biblia, es el color asociado con su nombre. Edom está simbólicamente involucrado con el color rojo. Esaú, de hecho, nació con ese atributo, tal como es descrito en la narración de su nacimiento:

«Salió el primero rojizo, todo velludo como un abrigo de piel, y lo llamaron Esaú» (Génesis 25:25).
En esto encontramos que Esaú tuvo las características físicas de ser rojizo y peludo, en contraste con su hermano Jacob. El color rojo de Esaú sería un signo de que posteriormente vendería su Primogenitura a Jacob a cambio de un guisado:

«Y Esaú dijo a Jacob: "Te ruego que me des a comer un poco de ese guisado rojo, pues estoy agotado". Por eso lo llamaron EDOM» (Génesis 25:30).
La palabra EDOM significa ROJO. Cuando buscamos el significado simbólico asociado con el color rojo, tanto en la Biblia como en la historia, tendremos un mejor entendimiento de la naturaleza e identidad de Edom, y con lo que se identifica. He aquí algunos ejemplos:

1) El rojo representa la sangre y derrame de la misma.

«Aconteció, pues, que por la mañana, cuando se ofrece el Sacrificio, he aquí vinieron aguas por el camino de Edom, y la tierra se llenó de aguas [...]. Cuando se levantaron por la mañana, y brilló el Sol sobre las aguas, vieron los de Moab desde lejos las aguas rojas como sangre; y dijeron: ¡Esto es sangre de espada!» (2 Reyes 3:20, 22-23).
2) El escarlata o rojo es símbolo de pecado en general.

«Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como lana blanca» (Isaías 1:18).
3) El Caballo Rojo del Apocalipsis significa guerra y la habilidad de crearla (Apo. 6:4). Esaú sería bélico y viviría por la espada (Gen. 27:40).

El Comunismo es lo más próximo a ese caballo rojo. Sus creadores tomaron ideas y tesis talmúdicas para imponerlo sobre los Goyim (Gentiles).

4) El Sistema Satánico Anticristiano que controla Roma se identifica como un Dragón Escarlata (Apo. 12:3).

5) La Gran Bestia de la Misteriosa Babilonia que esparcirá muerte y abominaciones sobre toda la Tierra es roja o escarlata. Y la mujer que la controla está vestida de escarlata (Apo. 17:3-4).

6) El Sistema Bancario, que es parte del control económico de la roja Babilonia sobre la Cristiandad, es controlado y dirigido por la Familia Edomita de los Rothschild (Roth: Rojo, Child: Niño) y los Rockefeller (Roche: Rojo, Feller: Niño). El nombre de «Niño Rojo» hace referencia a Esaú.

7) La bandera roja simboliza el Comunismo, Socialismo, etc. Edom marca con su rojiza huella los movimientos que han patrocinado en la historia.

8) Dentro de la Kábala judía, el rojo significa derrame de sangre y justicia para los judíos (La Enciclopedia Judía, Volumen 4, p. 178).

Hoy en día se difunde la Kábala para Goyim, y de inmediato se les sugiere que porten en su mano izquierda un listón de color rojo, con el propósito de prevenir el mal de ojo. Lo que estos Goyim no saben es que en realidad están marcando su sumisión a Edom, y los Edomitas se mofan de ellos.

9) El historiador judío Arthur Koestler menciona que los Judíos Kázaros (de los que se deriva la Judería Internacional actual, más del 85%) eran comúnmente conocidos como «Judíos Rojos» («La Treceava Tribu», p. 153).

10) El color rojo está predominantemente relacionado con los judíos y sus actividades, tal como lo está asociado con Edom. También nótese que no hay atributo positivo relacionado con el color rojo en conexión con Esaú, o los judíos. El rojo siempre ha sido representativo de algo malo o negativo, tal como derrame de sangre, pecado, el Sistema Babilónico, guerras, comunismo, etc. Esaú y sus descendientes son poseedores de estas características.


DIOS REPUDIA A EDOM

Quizá el más inusual atributo que posee Edom es su adversa relación con Dios. La Biblia revela que Dios jamás tuvo amor por Esaú, a diferencia de Jacob. De hecho, Dios odia a Esaú:

«Yo amé a Jacob, y aborrecí a Esaú, y convertí sus montes en desolación, y abandoné su herencia a los chacales del desierto» (Malaquías 1:2-3).
La descendencia de Edom es la Nación Maldecida por Dios, y que siempre cargará el disgusto de Dios.

«Cuando Edom dijere: "Nos hemos empobrecido, pero volveremos a edificar lo arruinado"; así ha dicho Jehová de los Ejércitos: "Ellos edificarán, y yo destruiré; y les llamarán territorio de impiedad, y pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre"» (Malaquías 1:4).

«Tal como está escrito: "A Jacob amé, pero a Esaú aborrecí"» (Romanos 9:13).
Dios no sólo odia a Edom y está en contra de su gente, sino que se refiere a ellos como un pueblo que será castigado:

«Porque en los cielos se embriagará mi espada: He aquí que descenderá sobre Edom en juicio, y sobre el pueblo de mi Maldición» (Isaías 34:5).
El castigo de Dios no sólo cae sobre Esaú, sino también sobre su descendencia:

«Más yo desnudaré a Esaú, descubriré sus escondrijos, y no podrá esconderse. Será destruida su descendencia, sus hermanos y sus vecinos, y dejará de ser» (Jeremías 49:10).
Entre la descendencia de Esaú estuvieron los Amalequitas, que eran descendientes de Amalec, un nieto de Esaú (Gen. 36:12). Según el Éxodo, «Jehová tendrá guerra con Amalec de generación tras generación» (Éxodo 17:16).

El odio de Dios hacia Edom no es temporal sino perpetuo. La doctrina de que Dios ama a todos no es compatible con lo que la Biblia muestra respecto la posición sin misericordia hacia una raza de gente llamada Edom (Rom. 9:15). A pesar de ello, las Iglesias (especialmente las evangélicas) han tratado de alterar la verdadera naturaleza de Dios descrita en la Biblia respecto Su posición hacia Edom, la cual NO cambia:

«Por eso, así ha dicho Jehová el Señor: "He hablado por cierto en el fuego de mi celo contra las demás Naciones, y contra todo Edom, que se disputaron mi tierra por herencia con alegría, de todo corazón y con euforia para que sus expulsados fuesen presa suya"» (Ezequiel 36:5).

«¿No haré que perezcan en aquel día, dice Jehová, los Sabios de Edom, y la prudencia del Monte de Esaú?» (Abdías 8).

«Y dile: "Así ha dicho el Señor: 'He aquí, yo estoy contra ti, oh Monte de Seir, y extenderé mi mano contra ti, y te convertiré en desierto y en soledad'"» (Ezequiel 35:3).
Por esto es que los «judíos» (Edomitas) de hoy son quienes promueven leyes «anti-odio», y hablan de «crímenes de odio», tratando desesperadamente de suprimir cualquier discurso de «odio», o cualquier acto o palabra que les pueda causar «angustia mental». Esto es en respuesta al ser el «pueblo contra el cual Jehová está indignado para siempre» (Malaquías 1:4).

Los Edomitas han formado organizaciones como la ADL (Liga Anti-Difamación), para monitorear y combatir «odio» e identificar «grupos de odio» (todo aquel que se oponga a Edom). Han hecho del término «odio» todo un tabú.

El Edomita Elie Wiesel afirmó en televisión que «incluso el odio sobre odio es peligroso» (especial de TV «Más Allá del Odio», conducido por Bill Moyers, 1990). Esto es sólo un ejemplo de la paranoia de estos Edomitas al sentir el odio de Dios sobre ellos, y tratar de eliminar de la mente de los seguidores de Dios este odio hacia Edom.

A continuación, los videos de donde extrajimos esta información. Y, para profundizar más, pueden descargar el libro de Arthur Koestler en español desde esta dirección. De nada, ;)


1. Quién es EDOM


2. Orígenes de los Falsos Judíos


3. Características de EDOM


4. Dios ODIA a EDOM

No hay comentarios:

Publicar un comentario